Garbanzos Rostizados

Estos apetecibles bocadillos realmente satisfacen esa urgencia de comer. Pero los garbanzos están llenos de proteína y de nutrientes, así que te proporcionan mucha energía también. Cómelos a puños o ¡pruébalos en una ensalada en lugar de crutones! 

Newsletter Sign Up
Hands-on time: 10   |    Total time: 40   |    Makes: 2 Tazas

KITCHEN GEAR

Abrelatas
Toallas de papel
Cucharas medidoras
Charola para hornear con bordes
Espátula
Agarraderas para ollas 

INGREDIENTS

1
1
1⁄2 cucharadita de sal
1⁄4

INSTRUCTIONS

  1. Prende el horno a HORNEAR y prográmalo a 400 grados.
  2. Coloca una capa de toallas de papel en la cubierta de la cocina y pon encima los garbanzos drenados. Ruédalos para secarlos.
  3. Coloca los garbanzos, aceite, sal y cayena (si tú gustas), en la charola para hornear y mezcla bien.
  4. Mete la charola en el horno. Hornea hasta que los garbanzos estén crujientes y dorados, de 25 a 35 minutos, revolviendo a la mitad del tiempo para asegurarse de que se cocinen uniformemente.
  5. Retira los garbanzos del horno, déjalos que se enfríen, después cómelos inmediatamente o guárdalos en un contenedor cerrado hasta un día. 

Adereza con una especia distinta si te gustan aquellas como el curry en polvo, el pimiento (ají o chile) en polvo, o el comino.